-Obtiene 905 puntos en  la estadística de los resultados en el año 2019 presentada por la Federación Nacional  de este deporte.

 

Por: Raúl Guevara Ortiz.- El poderío de Nuevo León dentro del fútbol rápido profesional a nivel internacional y nacional a través de sus equipos Monterrey Flash y Gokay, no es producto de la casualidad, sino que tiene sus fundamentos en el trabajo realizado en sus bases, en las ligas amateurs de ambos deportes y proyectados en las competencias nacionales, tal y como quedó demostrado a lo largo del año 2019, así quedó reflejado en  las estadísticas presentadas por la Federación Nacional de ambos deportes, donde se ubica en la tercera potencia nacional.

 

Con un total de 905 puntos debajo de los estados de  Chihuahua que ocupa el primero con  1440 y Baja California el segundo con 1,380, entidades que han desarrollado fuertemente las categorías infantiles y juveniles, Nuevo León ha logrado consolidarse ya como una potencia,  gracias al atracción  que las nuevas generaciones han tenido hacia este deporte por  la proyección de los equipos profesionales.

 

En el fútbol 7 a nivel nacional los regiomontanos se encuentran colocados en el lugar   17, pero la fuerza  radica dentro del fútbol rápido varonil se ha ubicado en el segundo sitio  y en el quinto de la rama femenil.

 

“Este es un logro muy importante, porque anteriormente nuestro deporte basaba su fuerza en el trabajo que se realizaba en las categorías juveniles y libre en  ambas ramas, en las ligas y en las universidades, pero desde hace poco más de tres años, mucho más niños y jóvenes han empezado a trabajar intensamente logrando escalar hasta la posición que durante el 2019 se logró alcanzar”, señaló Gerardo Guerra Lozano, Presidente de la Asociación de Fútbol Rápido y Fútbol 7 de Nuevo León, A.C.

 

Durante el año 2019, Nuevo León logró conquistar los campeonatos nacionales de las categorías infantil-mixta 2011-2012, así como dentro de la Juvenil Menor Varonil 2005-2006, ambas claves  en el desarrollo del fútbol rápido, por ser la primera cuando los niños de 7 y 8 años inician su camino dentro de este deporte, mientras en la de 15 y 16 años  se empiezan a proyectar con un nivel mucho más competitivo.

 

“Nuestra meta es seguir impulsando más el trabajo que los entrenadores con el apoyo de los padres de familia realizan, para lograr seguir ascendiendo y en el corto plazo ser la potencia número 1 del país, como ya lo somos a nivel profesional en el plano nacional e internacional”, sentenció Guerra Lozano.

¡Comparte!