• Niños de Centro de Atención Psicológica  Infantil (CAPI) conocen y disfrutan las históricas instalaciones de donde surgieron  los equipos pioneros del fútbol rápido profesional de México.

Por: Raúl Emigdio Guevara Ortiz.-La mañana pintaba para ser diferente aquel último día del mes mayo, ya los gritos de emoción, las porras y la algarabía que la noche anterior había prevalecido en los juegos finales de fútbol 7 se había extinguido, solo las labores de mantenimiento de las instalaciones rompían con la tranquilidad de aquel recinto deportivo que por 24 años ha dado brillo al deporte del fútbol rápido de Nuevo León en México y el extranjero, de pronto un esférico rodó por el sintético  tras de él grupo de niños especiales que con su alegría, contagiaron el ambiente con su calidez y desinhibida forma de vivir la vida.

Eran las 10 de la mañana en aquel escenario  histórico del municipio de San Nicolás, donde hace algunos años La Raza de Monterrey inició la leyenda del fútbol rápido profesional y que en los años recientes el Monterrey Flash se ha encargado de engrandecerla a nivel nacional e internacional, pero que ahora se abría de corazón  para recibir a 8 niños del Centro de  Atención Psicológica Infantil (CAPI) quienes emocionados pisaban las instalaciones de la Liga  de Fútbol Rápido y Fútbol 7.

De pronto con voz de mando Patricio Sáenz, tomó el balón para organizar a sus compañeros especiales como él, y hacer una fila para desde el punto del tiro penal realizar una serie de ejecuciones.

“Ellos forman parte de un grupo de educación especial dentro  nuestro Centro y ocasionalmente tienen actividades como salir a diferentes partes, como ir al cine hacer compras y hoy nos tocó  venir a conocer las instalaciones de fútbol rápido en la Liga Casa Bella”, comentó la profesora Lourdes Solís directora del Centro de  Atención Psicológica Infantil, ubicado en la colonia Roble de San Nicolás.

Durante su estancia en el recinto deportivo, Gerardo Guerra Lozano, Presidente del Monterrey Flash  y de la propia Liga Casa Bella manifestó su agradecimiento  al líder del grupo, a quien distinguió como “Capitán Honorífico” del grupo, por su visita y “por sobre todo hacer tú  y tu equipo una mañana diferente para quienes aquí trabajamos, ya que la sencillez y alegría con la que disfrutan de la práctica de nuestro deporte, no hace remontarnos hace 24 años cuando iniciamos con este sueño de crear una de la instituciones deportivas más importantes de Nuevo León y de todo México, ya que para nosotros no había retos que no nos atreviéramos a enfrentar, tal y como muchos de ustedes, quien sin saber patear un balón lo hicieron sin miedo y se organizaron de tal forma que armaron su juego, lo gozaron y eso nos mueve a no perder nunca el ir por más sueños”.

Acompañados de sus padres de familia, los maestros del CAPI agradecieron la hospitalidad con la que fueron recibidos, pero sobre todo por el trato digno y humano recibido por parte de los niños.

“Muchas gracias Gerardo, por abrirnos las puertas de Casa Bella, nosotros  también juntos con los niños somos seguidores de Flash, porque nos gusta mucho como juega y nos motiva su labor social fuera de la cancha”, expresó el Emerson Sáenz a nombre de los padres de familia quienes con fuerte apretón de manos  agradecieron a su anfitrión por las atenciones.

¡Comparte!