header
bannerlcb
Liga Casa Bella Comex Masters

El Caballero del Sintético

-Celebra Juan Francisco Meraz Cobos 25 años como árbitro de fútbol amateur y 24 en el rápido profesional, donde ha vivido grandes momentos de su vida, desde arbitrarles  Diego Armando Maradona José Dirceu Guimaraes en Campeonato Internacional FIFRA 1994, hasta los dos campeonatos profesionales de La Raza y el primer título en el 2017 del Flash de Monterrey en la Major Arena Soccer League.

 

Por: Raúl Emigdio Guevara Ortiz.- Han pasado ya más  de 35 años cuando por azares del destino Juan Francisco Meraz Cobos aquel joven tamaulipeco, arribó desde su natal ciudad Mante a la ciudad de Monterrey en busca de nuevas oportunidades de vida siendo su pasión por el fútbol lo que lo llevó a involucrarse en el mundo del arbitraje ese momento.

 

“Yo empecé a arbitrar fútbol soccer en 1982, 83-84 y no me gusta el ambiente del sector profesional, tuve varios partidos fuerzas básicas arbitrando   en el Universitario y en el Tecnológico,  pero no me gustó el ambiente y me voy al fútsal (fútbol de Salón) en el Tec de  Monterrey en los campeonatos dominicales”, comentó Meraz Cobos  quien por su porte al vestir y forma de actuar empieza ser conocido como “El Caballero  del Arbitraje”.

 

Contando siempre con el apoyo de su esposa con quien tiene ya 36 años de casado y con dos hijos, Alejandro y Jorge Luis, Juan Francisco Meraz Cobos  narra poco a poco sus vivencias  dentro del arbitraje profesional.

 

Posterior a su incursión en el futsal, en el año de 1993 recibe una invitación de Miguel Ángel Garza actual, Vicepresidente del Club Tigres, para ingresar al proyecto del equipo profesional de fútbol rápido  La Raza de Monterrey, siendo este su inicio dentro de este deporte a nivel nacional e internacional.

 

“Fui el primer mexicano en 1993 junto con cuatro o cinco árbitros más de aquí, siendo su servidor el único árbitro central y desde ahí me involucré mucho en este deporte en el cual durante el 2018 cumpliré 25 años como profesional”, expresa el orgulloso nazareno del sintético.

 

A lo largo de su vida en el fútbol rápido profesional, Meraz Cobos ha notado una gran evolución de este deporte, siendo el de sus inicios el que más satisfacciones le ha dejado, por ser el de hace 25 años más profesional en todos los aspectos, pero sin dejar de lado el gran salto que Gerardo Guerra Lozano con el Flash de Monterrey le dio desde la incursión en el 2010 en la Liga Mexicana Profesional y su posterior paso por la Profesional Arena Soccer League (PASL)  y  ahora dentro de la Major Arena Soccer League (MASL).

 

“La más grande satisfacción que he tenido dentro de este deporte, es el haber tenido la dicha de arbitraje a Diego Armando Maradona, dentro del Campeonato Internacional en 1994, organizado por la FIFRA (Federación Internacional de Fútbol Rápido) en la ciudad de Pachuca, en donde también jugó José Dirceu Guimares con la selección de Brasil”.

 

La trayectoria como profesional del arbitraje le ha dejado grandes experiencias al tamaulipeco como la del  año de 1997, cuando en el Gimnasio Juan De la Barrera,  le toca conocer a otro de los grandes del fútbol mundial “La Pantera Negra” Eusebio da Silva Ferreira, un jugador portugués de origen africano considerado de los mejores del siglo XX.

 

“Yo he aprendido mucho en el fútbol rápido y a una de las personas que más le aprendí fue a Erich Geyer, el entrenador de La Raza de Monterrey, que por si no lo sabían también  árbitro, fue jugador, entrenador y auxiliar, un gran conocedor del fútbol rápido”, comentó el “Caballero del Sintético”.

Meraz Cobos comenta que la plaza más difícil dentro del fútbol rápido profesional, es la Arena de San Diego, porque la gente se encuentra muy pegada al acrílico de la cancha en todo alrededor.

 

“Una de las anécdotas que más me ha dejado el fútbol rápido, es el de haber tenido la primera mujer dentro del arbitraje profesional, se llama Claudia Elizondo, que actualmente trabaja en el Club de Fútbol Tigres, fue buenísima, con una gran capacidad y talento”.

 

Actualmente Meraz Cobos juega un papel muy importante  dentro de la organización del Club de Fútbol Rápido Profesional  Flash de Monterrey y de la propia Liga  Casa  Bella a la cual se integró en el año de 1993.

 

“Mi carrera la he alternado pitando dentro del profesional, así como el amateur y ahora en el infantil, que es donde realmente aprendes mucho, a pesar de que muchos compañeros no quieren trabajar con los niños por no batallar con los papás, pero yo los exhorto a que lo hagan porque es ahí donde aprendes, donde pierdes el miedo, porque quieras o no el fútbol rápido es un monstro  y más a nivel profesional y al amateur es otra sobre todo porque cuando arbitras en un escenario con 10 o 12 mil personas o pitar una final se te pone la piel “chinita”, yo todavía me pongo nervioso antes de iniciar un partido de esos”.

 

“Para mí el mejor árbitro en este deporte, es Herb Silva, él es portugués, todo un maestro en todos los aspectos, con personalidad, con capacidad, es el que hizo las reglas del fútbol, del indor soccer”, comentó

 

Actualmente, Juan Francisco Meraz Cobos, también  reconocido como “La Leyenda” del fútbol rápido, se encuentra desarrollando un ambicioso proyecto junto con Gerardo Guerra Lozano, presidente de la Liga  Casa Bella consistente en la preparación de nuevos árbitros, con nuevas generaciones de jóvenes en interesados en esta profesión, donde ya se tienen 4 elementos de la ciudad de Monterrey que esperan integrar a nivel profesional, además de que del 20 al 22 de noviembre llevarán a cabo una Clínica de Capacitación  con árbitros de toda la república mexicana.

 

“Pero nuestra prioridad inmediata es Nuevo León, donde queremos tener de 10 a 15 árbitros con un alto nivel y con vocación, más que ser árbitros que estén dentro de esto por la remuneración económica porque de esos ya tenemos muchos, queremos que disfruten del fútbol”.

 

Finalmente el “Caballero del Sintético”, expresó que a sus 58 años el sigue disfrutando plenamente estar dentro de una cancha ya sea con los niños o en la Arena  Monterrey.

 

“El día que para mí el arbitraje   ya no sea una satisfacción, me retiro, quiero que a mi recuerden como una persona honesta, humilde, profesional en todos los sentidos de la palabra y dejando una escuela buena dentro de esta profesión que tanto me ha dado”.

 

¡Comparte!