-Vence  8 goles a dos a l River de Escobedo dentro de la categoría 2008 – 2009 en el evento celebrado en las instalaciones de la Liga Casa Bella en San Nicolás.

 

Por: Raúl E. Guevara Ortiz.-Un fuerte olor a campeón se dejó sentir la noche del pasado 19 de agosto, teniendo como origen las instalaciones de fútbol rápido  de la Liga Casa Bella, producto del encuentro final del 2° Torneo Infantil Flash de Monterrey en la categoría 2008-2009 entre los equipos de Pingüinos y el River  Escobedo.

 

Las emanaciones empezaron a fluir en el ambiente alrededor de las 19:50 horas cuando la ocarina del central Eduardo Guevara diera inicio a la contienda entre los pequeños titanes que buscaban posicionarse del esférico, ante la gritería de las ensordecedoras porras de ambos equipos que los animaban desde las gradas.

 

Poco a poco fueron transcurriendo los minutos y cuando el cronómetro indicaba la mitad del primer tiempo un potente disparo salido de los botines de  Yahir Galarza integrante de los “pájaros felices” ocasionó que el portero rival lo rechazará y permitir la oportuna intervención de Patricio Reyna   quien suavemente empujara el balón al fondo de las piolas, ante el estruendoso  escándalo de sus seguidores.

 

Pero la reacción del River Escobedo no se demoró mucho tiempo y en una relampagueante jugada Daniel Hinojosa  se postró en frente de la portería y de un potente cañonazo fusiló al arquero “pingüino” que nada pudo hacer para evitar el empate a uno.

 

Con la adrenalina en su punto más alto, ambos equipos lucharon en cada centímetro del sintético de Casa Bella por marcar la diferencia misma que llegó de parte de  Ián Pérez quien en un abrir y cerrar de ojos anotó en dos ocasiones consecutiva y poner la pizarra 3 goles a uno, misma que a través de un bello gol olímpico Patricio Reyna aumento a 4 en los minutos finales del primer tiempo.

 

Eternos resultaron los 10 minutos de descanso para los pequeños gladiadores, quienes ansiosos esperaban la reanudación de las acciones.

 

Ya en el retorno del juego y con el orgullo herido, los chicos del River –Escobedo se lanzaron con todo tratando de remontar la diferencia, misma que se vio acortada cuando el caracolero Jeu Porras destrozando la cintura de los defensores, se coló “como Pedro por su casa” y anotar el 4 a dos.

 

Sin embargo el gol del River lejos de disminuir el ánimo de los Pingüinos, los motivo a lanzarse de una vez por todo por la corona que ya sentían en sus manos y que no dejarían se las arrebatarán, dejando caer toda su artillería sobre su la meta de sus contrarios  con “hat trick” de Patricio Reyna, quien anotó en cinco ocasiones en total, y un gol final de Kevin Rodríguez para un contundente siete goles a 2  con los que el “olor a campeón” se hizo más intenso y se impregnó totalmente en los monarcas que de manos de Gerardo Guerra Lozano  Presidente del Flash de Monterrey, recibieron el máximo galardón otorgado solo a los mejores.

¡Comparte!