IMG_9266

-Con gol de penal  frente al equipo debutante, se colocan en la segunda posición de la tabla general.

 

Por: Raúl E. Guevara Ortiz.- Dejando por un momento de lado su glamour, el llamado a llanto tendido de sus hijos o sus labores como ama de casa, profesionista o estudiantes 14 damas ingresar al  flamante sintético de la Liga Casa Bella para enfrascarse en una batalla deportiva donde dejarán que el mundo ruede sin ellas por espacio de 40  minutos sin ellas.

 

Enfundadas en licras bajos sus shorts  y la playera de su equipo, que poco o en nada coordina con sus calcetones en algunos casos, pero eso sí con una última revirada al espejo que muestra el acomodo final del cabello recogido o el maquillaje, las damas esperan impacientes el sonido de la ocarina con la que el árbitro indicará el inicio del partido.

 

Por un lado el equipo del Inter de Milán que celebra su segundo juego del torneo femenil de fut 7 de la Liga Casa Bella, enfrenta a las debutantes Eléctricas que con rapidez se adaptan a la superficie artificial  y demuestran su conocimiento del deporte y sus reglas.

 

El dominio alterno se manifiesta en los primeros minutos del encuentro, celebrado la tarde de aquel miércoles 5 de marzo, ninguno de las dos escuadras permite  que su meta sea horadada, entradas fuertes pero sin mala intención se viven en el momento menos esperado.

 

Las diferencias de edad o complexión física parecen no importar en ellas,  el movimiento del balón las lleva de un extremo a otro, hasta que el central único varón en el juego decreta el empate a cero de la primera parte.

 

Nuevamente el receso y el llanto desgarrador de un niño parece volverlas a la realidad de madres, pero la reanudación del partido les indica que las lágrimas del pequeño no son de la magnitud para evitar su regreso a la cancha.

 

Las acciones se reanudan y una fuerte entrada de la defensiva de las Eléctricas propicia  el cobro de un tiro libre en los albores del área que luego de un potente tiro,  provoca  que ahora su defensiva cometa la falta de tiro penal al detener el esférico con la mano.

 

Se incrementa la tensión portera y tiradora se miran mutuamente en forma retadora, suena el silbatazo y de los botines de Ericka Muñoz sale el disparo cargado hacia  la derecha de Cinthia Benavente que poco puede hacerlo para detenerlo y  dejar sellado el marcador con el que concluirá finalmente el partido y el inminente retorno de cada una de ellas a lo suyo, con la sentencia de regresar  la semana próxima y hacer otra vez lo que les gusta…jugar fútbol siete.

¡Comparte!